El concejo municipal se pronunció sobre este tema que tenía en conflicto a los contribuyentes que arrendaron por 10 años el terreno de propiedad de la Iglesia Católica y los vecinos del sector de avenida España. Para evitar dilatar este asunto, el alcalde Javier Muñoz rechazó que el representante de la comunidad diera a conocer su postura. De esa forma, y tras argumentar sus votos, los integrantes del concejo votaron por separado las peticiones.


Votos

Por seis votos a favor, dos en contra ( Jaime Canales y Sebastián Maturana) y una abstención (Raimundo Canquil) se votó la aprobación de las patentes de alcoholes para restaurante diurno y nocturno. Distinta suerte tuvo la solicitud para habilitar un salón de baile, ya que esa moción tuvo seis votos en contra,  uno a favor (Sonia Maturana) y una abstención (Raimundo Canquil).


Conformidad

A la salida de la votación, dio a conocer su posición uno de los socios del terreno arrendado. Se trata de Jorge Salhus, quien se manifestó conforme con lo resuelto. "Llevamos dos años esperando que nos votaran. Nos habían incluido en tabla cuatro veces y nos habían sacado. No hay ningún sabor amargo porque la verdad es que nosotros hemos hecho las cosas bien en todos los proyectos que hemos hecho. Decidimos ir con salón de baile porque no le íbamos a mentir a la comunidad que íbamos a hacer dentro. Está todo legal", indicó.

Publicar un comentario

 
Subir