En un control rutinario, pero con antecedentes de que podía haber microtráfico, fue sorprendida con 24 gramos de cannabis sativa Vanessa Trigari, cuyo nombre saliera a la luz pública por ser condenada el 16 de septiembre de 2016 a presidio perpetuo simple por el asesinato del pequeño Ángel Márquez, registrado en agosto de 2015. El fiscal de Cauquenes Francisco Ávila afirmó que la mujer "fue investigada por un hallazgo que se efectuó en el centro penitenciario por marihuana que tenía encondida en su zona genital, con lo que se configura el delito de microtráfico. El tribunal de Garantía estableció un plazo de cuatro meses de investigación.



En peligro beneficios

El fiscal Francisco Ávila puntualizó que, previa autorización judicial, gendamería efectuó revisiones a las internas , en este caso para resguardo de su integridad física y también mental,  se les llevó al hospital donde se le hicieron el procedimiento con matronas y se pudo detectar el hallazgo en esa zona íntima".  Agregó que Vanessa Trigari podría poner en peligro un eventual beneficio penitenciario se ser encontrada culpable del microtráfico. "Es un tema a analizar porque las posibilidades de obtener la libertad condicional solamente están en los 20 años de cumplimiento efectivo, pero transcurrido ese tiempo la cortes deben revisar los antecedentes de la imputada y si fuera condenada en el evento que se obtuviese una sentencia sería un antecedente negativo", acotó.


Publicar un comentario

 
Subir