Molestos están los comerciantes que se ubican en las principales calles del centro de Curicó porque encuentran que existe poca fiscalización a las personas que trabajan de forma ilegal e informal afectando sus ventas. El presidente  de los vendedores establecidos de Peña, David Cortés, señaló que encuentran que hay poca fiscalización por parte de las autoridades. “Se han visto un poco sobrepasados los inspectores municipales que uno regularmente veía que estaban fiscalizando al comercio ilegal”, dijo. El dirigente precisó que, además, las personas que trabajan informalmente se han puesto algunos muy agresivos. “Vienen desde Santiago,  Talca, Linares y Concepción, donde el comercio ha estado siendo erradicado y estas personas vienen de afuera con una actitud totalmente diferente, prepotentes, choros, pelan por los espacios y constantemente están en disputa”, sostuvo.



18 de septiembre

En tanto, el tesorero del mismo gremio, Nelson Reyes, mostró su preocupación debido a que se acercan las Fiestas Patrias. “Ojalá que la fiscalización sea un poquito más estricta. Que se pongan de acuerdo inspectores municipales con carabineros porque hay poca presencia policial. La realidad es esa y hemos tenido bastantes reuniones con el alcalde, la gobernadora, la mayor de carabineros, pero el problema es grave porque no hay contingente por lo que ellos nos han comunicado”, acotó.  El dirigente precisó que, además, de la competencia ilegal las personas que trabajan sin permisos vender productos de dudosa procedencia y al final la

Publicar un comentario

 
Subir