Horas decisivas se vivirán hoy para lo que será el futuro de esta histórica y emblemática empresa con 80 años de historia. En el primer juzgado de Letras de la comuna, se realizará una nueva reunión de acreedores que deberán determinar si sigue o no el giro de la empresa. La decisión tiene muy preocupados a los trabajadores de la firma que temen perder sus fuentes laborales definitivamente.


Afectados

Hasta ahora, los funcionarios han seguido atendiendo la sala de ventas gracias a que el 17 de julio pasado los acreedores ratificaron la liquidadora para que funcionarán hasta hoy con la idea de reunir fondos para las familias afectadas con esta grave crisis financiera donde se deben más de 5 mil millones de pesos. El abogado de los trabajadores, Roger Meléndez, señaló que "no es posible asegurar que existen los recursos suficientes para cubrir la totalidad de los créditos".


Incertidumbre

El abogado de la empresa Copeval, Bernardo Pinto, precisó que hay que tomar una decisión de manera informada. El más severo con el análisis fue el abogado de la empresa de fideos, Juan Esteban Puga, quien se la jugó por el cierre definitivo. "La compañía lleva siete años con pérdidas y tiene una deuda de 11 mil millones de pesos, de los cuales siete mil son platas que prestaron los dueños a la compañía para mantenerla viva", apuntó.

Publicar un comentario

 
Subir