Para el martes 26 de febrero está programada una audiencia sobre el futuro procesal de José Navarro Labbé, quien hace un año protagonizó uno de los hechos policiales más mediáticos de los últimos años en nuestro país. Al denominado "Brujo de Licantén" se le acusa de tres delitos: sustracción de una menor de 11 años, lesiones en contra del abuelo de la niña y por un presunto abuso sexual. En la instancia, la defensa de acusado pedirá cambiar la medida cautelar de prisión preventiva (que cumple en la cárcel de Rancagua) por arresto domiciliario total.


Reformalización

Fuentes judiciales consultadas por La Prensa, indicaron que en la audiencia de fin de febrero el Ministerio Público reformalizará al imputado solo por el ilícito de connotación sexual, donde el fiscal a cargo de la causa hará algunas precisiones sobre el tema. Recordar que habría una prueba científica que acreditaría la presencia de fluído corporal en la menor.



Pasos

Luego de la reformalización, el Ministerio Público deberá presentar la acusación, luego viene la preparación del juicio, y por último la juicio propiamente tal, el cual se debe realizar en el Tribunal Oral en lo Penal de Curicó, situación que se concretaría los primeros días de marzo. No hay que olvidar que la defensa de Navarro insiste en que no hubo secuestro y menos agresión sexual.


Publicar un comentario

 
Subir