Comer más sano y alejado de procesos industriales es una tendencia a nivel mundial. Tomando en cuenta esa realidad, tres jóvenes profesionales curicanos se unieron y le dieron vida a una avícola en la localidad de Tutuquén. En contacto con diario La Prensa, su representante legal, Sebastián Santelices, contó que la idea tomó fuerza tras analizar la realidad que existe, por ejemplo, en Europa. "Este emprendimiento partió el año pasado a propósito de una noticia de la obligatoriedad en Francia de prohibir huevos de gallinas enjauladas desde el año 2022. Ahí vimos un nicho que no estaba muy explotado en la región", contó.



Sueño concretado

De esa forma, la iniciativa comenzó a tomar forma y hace alrededor de un mes. Santelices dijo llevaron su sueño a la realidad, por lo cual se trabajó en terreno.
"Hubo construcción de naves y cierre del terreno para que las gallinas puedan pastorear libremente porque esa es la idea. Tenemos 500 gallinas ponedoras que dan el huevo de color café", apuntó.



Valor agregado

El representante legal de este emprendimiento afirmó que su producto tiene una mejor calidad porque el trató a la gallina es más sano y natural. De ahí el eslogan huevos de gallinas felices. "Existen tres tipos de crianza. Las gallinas enjauladas, las que están encerradas dentro de un gallinero y el tipo que optamos nosotros que es el más amigable con la misma gallina que se encuentra libre dentro del gallinero y además está a libre pastoreo", indicó.



Exclusivo

Sebastián Santelices explicó que "el huevo que nosotros estamos produciendo representa solamente el uno por ciento de la industria, el resto es todo de gallina enjaulada. Hay un cambio en la cultura de la gente que está prefiriendo un producto más natural, orgánico y menos invasivo con el animal". Agregó que están optando en el mediano plazo es obtener una certificación internacional de bienestar animal, con lo cual acreditarán que existe una buena política de crianza.





Publicar un comentario

 
Subir