Una ayuda más que concreta para retomar sus emprendimientos recibieron los ocho locatarios afectados por el siniestro registrado el domingo pasado en la Alameda de Curicó. El Intendente Regional del Maule, Pablo Milad, anunció un bono de siete millones de pesos para cada damnificado, lo cual será un importante empuje económico para renacer, literalmente, desde las cenizas.

Comer y ayudar

Entre los afectados está un matrimonio venezolano, el cual administraba el local "Grills Burger". Para reunir algunos fondos estarán ofreciendo sus productos estrellas en un food truck entre este miércoles y viernes en la Alameda, entre Argomedo y Villota. Los fanáticos de las arepas y hamburguesas tienen una buena opción de comer algo rico y ayuda, entre las 17:00 y 24:00 horas.


Publicar un comentario

 
Subir