La protagonista de esta historia es la joven rauquina Maritza Andrea Bravo Loyola, de 25 años, a quien se le perdió la pista la madrugada de ayer, a eso de las 5:30 horas, tras terminar su turno de noche en la empresa agrícola Dosal, ubicada en la localidad de Tutuquén, en la comuna de Curicó. Esta persona salió sin novedad de sus labores y se dirigió en su motocicleta a su casa en Rauco.

No llegó

Sin embargo, familiares denunciaron que nunca llegó a destino y lo único que saben es que su vehículo fue encontrado a la altura del kilómetro 1 de la ruta J-640. En ese lugar, Carabineros encontró la motocicleta con las llaves y el casco, pero les llamó la atención que en una de sus manillas había restos de sangre.

Personal

Tomando en cuenta que se podría tratar de un hecho grave como un ataque o secuestro, las policías han desplegado varios efectivos en el sector. Incluso, esta mañana se sumó personal especializado de Carabineros en la búsqueda de personas. Además, se ha iniciado una campaña por redes sociales para dar con el paradero de la joven, a quien sus cercanos la califican como tranquila y trabajadora.




Publicar un comentario

 
Subir