Se trata de José Guerrero Guzmán, de 42 años, quien sufrió un paro cardíaco a pocas horas de que su local, Biofarma, sufriera un violento asalto, donde dos delincuentes apuntaron con armas de fuego a los dependientes y se apoderaran de poco más de 250 mil pesos. Guerrero deja a su esposa y a dos pequeños hijos.

Trauma

Consultados algunos de los trabajadores de la farmacia, ubicada en calle Prat de Curicó, señalaron que la muerte del dueño del recinto obedece a secuelas dejadas por el hecho delictual. Incluso, afirmaron que parte del personal está con licencia médica y crisis de pánico por el violento hecho registrado en pleno centro.





Publicar un comentario

 
Subir