A través de las cámaras de vigilancia instaladas en varios puntos Curicó, Carabineros constatará las infracciones al tránsito y, de esa forma, sacará partes empadronados a los choferes de microbuses interurbanos que "toman" pasajeros en las cercanía del terminal, especialmente, en calle Prat y Ohiggins. La gobernadora provincial, Macarena Pons, señaló que en esa labor se requería como mínimo seis efectivos, los cuales podrán ahora dedicarse a prevenir delitos. "Habiendo un carabinero que sea testigo de la infracción, se toma una fotografía esa imagen, se manda al Juzgado de Policía Local y queda un parte empadronado para el infractor", acotó.

Medida se extenderá

La autoridad puntualizó que esa forma de operar se aplicará en toda la provincia. "En todos los puntos donde tengamos conflictos de este tipo y tengamos la tecnología suficiente con cámaras de la calidad necesaria vamos a comenzar ese trabajo para poder liberar carabineros que estén haciendo las funciones tanto de prevención como fiscalización en otras áreas y poder nosotros normar el tránsito y dejar que empieza a haber más flujo y poder desatorar lugares como éste (calle Prat) donde teníamos en una cuadra a veces 15 minutos de espera", indicó.

"No ganamos nada"

En tanto, el subprefecto de los servicios de la Prefectura de Curicó, comandante Juan Ulloa, calificó como muy positiva la iniciativa y  precisó que la idea es no cursas infracciones, sino que no se cometan debido a que la multa es bastante alta. "Es un mínimo de 50 mil pesos, O sea una cifra importante para cualquier persona que trabaja perder ese dinero", apuntó. La autoridad llamó a la comunidad a evitar hacer parar a los microbuses en lugares no habilitados.




Publicar un comentario

 
Subir