Han pasado cinco meses desde que se aclaró el falso secuestro de esta joven de Rauco. La Fiscalía, Carabineros y la PDI cuestionaron el accionar de  Maritza Bravo, pues se gastó tiempo y recursos en un hecho ficticio. Incluso, se anunció una formalización por obstrucción a la investigación. El fiscal jefe de Curicó, Miguel Gajardo, reconoció que aún hay diligencias pendientes como la versión de la joven. “Ella todavía no ha prestado declaración en la Fiscalía. La vez que concurrió con su abogado guardó silencio, que es un derecho que tiene”, indicó. El persecutor agregó que “ha sido citada nuevamente para que preste declaración voluntaria. Una vez que se tenga esa declaración se tomarán decisiones al respecto”, dijo.
Formalización
Sobre el futuro procesal de Maritza Bravo, el fiscal jefe de Curicó reconoció que su formalización es una de las opciones. “Nosotros abrimos una causa por eventual obstrucción a la investigación y esa está aún en curso”, acotó. No hay que olvidar que la joven simuló un secuestro tras un supuesto violento robo en el sector de camino a Tutuquén y finalmente apareció sana y salva en la ciudad de Mejillones. La mujer reconoció que viajó en bus a Santiago y luego siguió su viaje al norte. Las sospechas comenzaron cuando Carabineros descartó que la motocicleta haya tenido un problema mecánico como declaró Maritza en primera instancia, además, las manchas rojas en una de las manillas no eran sangre, sino residuos de un fruto de ese color. La otra prueba fue que la PDI la sorprendió girando dinero de un cajero automático desde el terminal San Borja de Estación Central a las pocas horas de su desaparición.





Publicar un comentario

 
Subir