Todos concuerdan en que la violencia hay que enfrentarla, pues los saqueos y destrucción de varios inmuebles no pueden dejarse pasar sobre todo porque la mayoría de las marchas han sido pacíficas, pero por culpa de un grupo de entre 50 y 100 vándalos se llega al enfrentamiento con la policía, donde el uso de gases lacrimógenas han provocado las discrepancias entre las autoridades.
El Prefecto de Carabinero, coronel Aldo Borroni, afirmó que se siempre se están mejorando los procedimientos. "Vamos a analizar  el uso del gas, vamos a tratar de reducirlo. Pero entendamos que la única herramienta que tenemos hoy día y que se entrega a nuestra institución es el uso del gas lacrimógeno y  después las escopetas antidisturbios que es la última instancia que es cuando se ve expuesta la vida de las personas o la integridad física de los carabineros", apuntó.


Reparos 

El alcalde de Curicó, Javier Muñoz reiteró que rechaza tajantemente la violencia registrada, especialmente, en el centro de la comuna. De esa situación, la autoridad culpa en parte a los operativos de la policía que se enfrenta con los manifestantes en la carretera. "Hemos visto un actuar temprano de Carabineros cuando ingresan los manifestantes a la carretera y yo de verdad prefiero mantener la carretera cortada a que se generen este tipo de situaciones al interior de la ciudad", dijo.
Muñoz lamentó que durante el fin de semana se hayan producido problemas en la Alameda Manso de Velasco. "Vimos el sábado como la Alameda se llenaba durante la hora de la tarde de muchas bombas lacrimógenas y obviamente también tengo que manifestar esa preocupación", indicó. El alcalde precisó que el domingo Carabineros no enfrentó a la multitud y bajó la tensión. "Carabineros no intervino tempranamente la carretera, los manifestantes estuvieron alrededor de tres horas y entiendo la molestia de muchas personas, pero esa situación generó que al interior de Curicó no hubiera confrontaciones", acotó.






Publicar un comentario

 
Subir