El protagonista de esta extraña e insólita historia es César Guajardo Salinas, apodado como “El Yayo”, quien era intensamente buscado por las policías y personal de Gendarmería luego que se fugara anoche de la cárcel de Curicó. El preso se encontraba haciendo el aseo a la entrada del penal, momento que aprovechó para acceder al techo del inmueble a través de una escalera de emergencia. Posteriormente, se las ingenió para saltar el cierre perimetral.

Entrega

Pero poco duró la escapada de este hombre, pues esta mañana se entregó en el mismo recinto carcelario. Pasadas las 10:00 horas llegó muy tranquilo al recinto y les comentó a los gendarmes que estaban en la guardia que se venía a entregar. El personal de Gendarmería reaccionó con sorpresa y le preguntó quién era. El hombre les dijo con mucha tranquilidad que era la persona que se había fugado del penal. El abrieron la puerta y quedó nuevamente recluido.




Publicar un comentario

 
Subir