Una gran controversia ha generado la información sobre el traslado, de entre tres y cinco internos, desde la cárcel de Curicó al penal de Molina y que serían sospechosos de estar contagiados con coronavirus. La alcaldesa molinense, Priscilla Castillo, habría mostrado gran malestar por esa situación. "Le hice presente mi malestar al Intendente y a autoridades de Gerdarmería. No queremos brotes de coronavirus en nuestra comuna", sostuvo.

Motín

Una parte de los reos de la cárcel de Molina reaccionaron con rabia sobre el presunto traslado de presos. En ese sentido, algunos intentaron quemar la enfermería del recinto en señal de protesta. Sin embargo, Gendarmería controló el fuego y no se requirió la presencia de Bomberos.
Hasta ahora, no ha habido ninguna versión oficial de esta controversia.


Publicar un comentario

 
Subir