Con la medida cautelar de arraigo nacional quedaron los dos conductores involucrados en el accidente ocurrido anoche en Curicó, que terminó con la amputación de las dos piernas del cabo segundo del Ejército Bryan Alexander Castillo, de 27 años, atropellado por una mujer, identificada como Nicol Orellana Vidal, de 44 años, cuando se estaban  haciendo controles por toque de queda en el camino a Alto de Zapallar.

Responsabilidad

El fiscal (s) Enrique Hernández señaló que un informe de la SIAT de Carabineros "pudo concluir que la responsabilidad era tanto del conductor del vehículo militar (Luis Ahumada Gajardo) como del particular, toda vez que el carro militar se detiene en la calzada a efectuar un control a personas que se encontraban en la vía pública en horas con toque de queda", dijo.

Imprudencia

El persecutor puntualizó que el vehículo del Ejército "queda al medio de la calzada y posteriormente el funcionario militar, por sus protocolos, procede a ubicarse detrás del vehículo, situación que no es advertida por la conductora del auto particular, la cual no estaba atenta a las condiciones del tránsito y procede a procede a colisionar al funcionario". Ambos involucrados en el hecho fueron formalizados por el delito cuasidelito de lesiones graves gravísimas y el plazo de investigación será de seis meses.

                                                Militar fue trasladado a Santiago








Publicar un comentario

 
Subir