El profesor Luciano Chiang fue la cara visible de este aporte de la escuela de ingeniería Civil de la Pontificia Universidad Católica, el cual viene a dar un respiro a la contingencia sanitaria que vive el principal recinto asistencial de la provincia.

El profesional comentó que en marzo del año pasado comenzaron las iniciativas e ideas para enfrentar el déficit de ventiladores que se proyectaba en el país por culpa del Covid-19. “Recibí un telefonazo de los pisos más altos y me dijeron si podíamos a hacer algo y nos pusimos a trabajar en abril en paralelo con muchas iniciativas que hubo”, dijo.

Chiang agregó que finalmente se estableció un sistema de validación de parte de importantes sociedades médicas de nuestro país. “Eso fue más o menos en agosto de del año pasado, pasamos todas las pruebas y entonces teníamos un ventilador que era un solo prototipo, pero Corfo y la Sofofa nos dieron financiamiento para fabricar 40 de estas unidades y las terminamos a fines de enero”, resaltó.

De mucha utilidad

El director del Hospital de Curicó, Mauro Salinas, agradeció el aporte, pues servirán mucho para enfrentar la delicada situación sanitaria que ha provocado el Coronavirus en el Maule.

“Este es un trabajo que se ha hecho en Chile, en la universidad, así que consideramos también sumamente relevante y nos da el suficiente apoyo logístico para poder enfrentar la cantidad de camas críticas que hemos implementado en este último tiempo”, apuntó.

Consultado por el número de ventiladores que están siendo usados actualmente, el profesional puntualizó que “estamos con un alto número de casos Covid, estamos con 134 pacientes, de los cuales 43 están con ventilación mecánica”, sostuvo. Agregó que el recinto cuenta con más de medio centenar de equipos para poder ir en ayuda de los pacientes, ahora que se vienen semanas complejas".




Publicar un comentario

 
Subir