Se trata de los hermanos Diego y Luis Díaz, quienes renunciaron voluntariamente a la institución para buscar mejores horizontes. La dirigencia no tuvo otra opción que finiquitarlos. Ambos jugadores tienen 20 años y fueron formados en la cantera de Provincial Curicó Unido y los dos debutaron en el fútbol profesional tanto en la Primera "B" como en Copa Chile.

Entrenamiento con juveniles

La renuncia de los hermanos Díaz se produjo luego de que  fueran enviados a entrenar con la sub-19 junto a Héctor Reyes. Según la versión del club, la idea era "hacerlos recapacitar, volver a sus orígenes y motivarlos pata posteriormente volver al plantel de honor". Sin embargo,  los hermanos no llegaron a entrenar y renunciaron.


Publicar un comentario

 
Subir