Hasta el año 2022 estará vigente para las regiones de Valparaíso, Ohiggins y Maule la veda extractiva de la macha que prohíbe la extracción, comercialización, transporte y procesamiento  para proteger y recuperar los bancos naturales de este recurso pesquero, disminuidos notoriamente por efectos naturales como marejadas y aludes, y también por intervención y explotación humana. “Esto obedece a que se debe tomar medidas respecto a una disminución progresiva que ha tenido en Chile el stock de machas y los bancos han disminuido de 48 en 1980 a solo 14 este ultimo año”, explicó el director regional de Sernapesca Región del Maule, Carlos Cerda, quien añadió que a nivel regional esta actividad se concentra principalmente en los sectores costeros de Putu y Las Trincheras donde los últimos años el desembarque anual no supera las 3 toneladas del recurso.

Llamado a respetar normativa

La autoridad regional de pesca precisó que durante esta veda solo se permite la extracción desde áreas de manejo de pescadores artesanales, por tanto, el llamado a la comunidad es a respetar la veda y exigir, al comprar machas en algún mercado, que se identifique el origen de dicho recurso y estar atentos a su talla.
“La recomendación es poner especial énfasis respecto al origen de dónde vienen los recursos, si va a comprar machas fijarse que su origen es legal (visado por Sernapesca) y la regla de la talla mínima que son 6 centímetros”, añadió el director regional de Sernapesca, quien precisó en este sentido que como referencia de dicha talla se puede considerar el carnet de identidad (8 centímetros) y por tanto cualquier ejemplar bajo esa talla acusa origen ilegal y puede ser denunciado al teléfono de Sernapesca 800 320 032.


Publicar un comentario

 
Subir