Con la activación de las distintas alarmas de los establecimientos y apoyados por las sirenas de Bomberos, a las 11:00 horas se dio inicio al ejercicio donde durante dos minutos el sonido emuló un terremoto que dificultaba mantenerse en pie y caminar. Posteriormente, una segunda señal, dio paso para que las personas se dirigieran a los puntos de encuentro previamente definidos. Al respecto, el Intendente Pablo Meza destacó que “evalúo de la mejor forma este simulacro, en especial el comportamiento de los niños, niñas, manipuladoras de alimentos, administrativos, además de las distintas instituciones que tienen las responsabilidades en las emergencias, sin duda es un ejercicio preventivo que debe hacerse habitualmente y que no hay que dejar de hacer", dijo.


"En completo orden"

Por su parte, el Seremi de Educación, Rigoberto Espinoza,  indicó que “ha sido muy importante este simulacro, sobre todo para los más pequeños, la educación parvularia y educación básica, a fin de que ellos logren habituarse a situaciones que pueden ser reales, mientras que el director Regional de ONEMI, Carlos Bernales,  destacó que “se efectuó de muy buena forma y en completo orden. Los establecimientos educacionales que se encuentran en el borde costero bajo cota 30, evacuaron a puntos de encuentro y zonas seguras en el exterior, acción que se desarrolló en un promedio de 12 minutos, según lo informado por los evaluadores en terreno y organismos del Sistema de Protección Civil, que colaboraron en dichas zonas.


Publicar un comentario

 
Subir