Muchos ya, entre Navidad y Año Nuevo, comienzan con sus vacaciones. Al fin llegó el momento de descansar, pero antes de iniciar el ansiado viaje en automóvil, hay que tener presente ciertos cuidados que debe tener el vehículo.
Para Nicolás Aguayo, Safety Manager de León Servicio Automotriz “hay que tener un especial cuidado si van cerca de la playa, ya que la salinidad del ambiente marino, va provocando  corrosión en nuestros vehículos; por lo mismo, nuestro consejo es lavar el auto regularmente evitando las horas de más calor y jamás que nuestro vehículo se seque al sol”. Otro consejo que entrega el experto es dejar siempre el auto “estacionado a la sombra y dentro de lo posible con una lona protectora. La exposición prolongada al sol – debido a la radiación ultravioleta – afecta las pinturas, las cuales van perdiendo su resplandor y brillo, transformándolas en opacas y los tapices se vuelven quebradizos y con aspecto seco en su interior”.  


Otros detalles

Los neumáticos, elemento súper importante al momento del desplazamiento-según Nicolás Aguayo-  también sufren con el exceso de calor. “Si bien esto ha cambiado con las nuevas tecnologías incorporadas, en algunos casos si llevamos la presión demasiado baja, la banda de rodadura se calentará en exceso lo que  acortará su vida útil  hasta en un 15%”, sentencia. Los frenos también pueden presentar problemas con el exceso de calor “ya que para frenar, las pastillas de freno rozan contra el disco. Esto genera calor y con las altas temperaturas externas es más difícil su refrigeración. Lo que podría hacer que los frenos se sobrecalienten más fácil, disminuyendo su capacidad de reacción”.


Conductor en buen estado

Para finaliza, el experto llama a “que el conductor esté siempre con constante hidratación y procurar utilizar ropa y calzado ligeros, que permitan la transpiración, optando por colores claros o neutros”. Para ello, el uso del aire acondicionado se hace indispensable, por lo que “es importante realizar una mantención o higienización al sistema que limpia, enjuaga y desinfecta los conductos por medio de una sonda, donde circula el líquido que actúa sobre las zonas contaminadas. Este proceso dura alrededor de unos 15 minutos, donde se generará una lámina protectora que impedirá la aparición de hongos y bacterias para prevenir la emisión de malos olores o alergias.”





Publicar un comentario

 
Subir