El ministerio Público informó que iniciará una investigación sobre los dichos del sacerdote Sergio Díaz, quien denunció presuntos abusos en contra de jóvenes de la Séptima Región, además, de silencios cómplices de la elite de la iglesia Católica que impidieron ahondar en los eventuales delitos. El ente persecutor tomará muy en serio las palabras del párroco de Villa Prat. Incluso, designará un fiscal especializado en delitos sexuales.


En la mira

No hay que olvidar que Díaz dijo que varias autoridades no hicieron caso a su denuncia, entre ellos el actual obispo de Linares, Tomislav  Koljiatic, quien es sindicado como uno de los encubridores de los delitos del sacerdote Fernando Karadima. Con esto, el escándalo de la iglesia se concentra también en el Maule, donde hace un par de días hubo un cónclave en Curicó encabezado por el obispo de Talca, Horacio Valenzuela, también cuestionado.

Publicar un comentario

 
Subir