Por casi dos horas se extendió la declaración de José Navarro ante el tribunal de Garantía de esa ciudad. A la salida de la audiencia, el fiscal Regional, Mauricio Richards, señaló que la diligencia se realizó con absoluta normalidad. “Manifestó lo que estimó pertinente. Básicamente, se refirió a todos los antecedentes que públicamente se conocen. Contestó todas las preguntas que se le hicieron y se revisó la medida cautelar de prisión preventiva”. En ese sentido, el profesional afirmó que el tribunal consideró que esta diligencia no aporta nuevos antecedentes que cambien el curso de la causa. “Los dichos o las informaciones que el señor Navarro  ha entregado no hacen variar la  existencia de los delitos y la participación en la necesidad de que él permanezca privado de libertad por existir un peligro de fuga y por la gravedad de los delitos que se le imputan”, dijo. No hay que olvidar que el acusado está formalizado por sustracción y abuso sexual de la menor y lesiones provocadas al abuelo el día que escapó con la niña.


Inocente de todos los cargos

En tanto, el abogado del imputado, Jorge Arroyo, precisó que su representado se declara inocente de los cargos que se le imputan y destacó su declaración voluntaria.
“Va a servir, tal vez, como una colaboración de parte de él. Es inocente de todos los cargos y se va a demostrar en su oportunidad”, acotó. El profesional se refirió a la última carta de José Navarro, en donde denunció que funcionarios de la PDI fueron a sacar ropa de su casa mucho tiempo después de los hechos investigados. “Eso es grave. Obviamente, el ministerio Público y las policías tendrán que aclararlo en su oportunidad, pero me parece grave que se lleven a cabo ese tipo de diligencias y situaciones por cuanto no corresponden realizar ese tipo de prácticas”, apuntó. Jorge Arroyo señaló que pedirá varias diligencias, donde destaca la reconstitución de escena, clave para esclarecer que pasó el verano pasado en esta historia que tuvo en vilo por una semana a todo el país.



“Lo están inculpando”

A la salida del tribunal no había tanta gente. No hubo aplausos ni gritos. El que habló fue José Navarro cuando personal de gendarmería lo subía al vehículo que lo llevaría de vuelta a la cárcel de Rancagua, donde cumple la prisión preventiva. “Por qué el juez no quiere que hable de la menor”, alcanzó a gritar. Los que no fallaron fueron sus familiares, quienes creen que están tratando de inculpar a José Navarro, sobre todo del abuso sexual en contra de la menor. Su prima hermana, Mónica Montero Navarro, sostuvo que haberse llevado a la niña no quiere decir que estemos frente a un violador. “Cuando él cayó preso se supone que ahí estaba la verdad. Si supuestamente la había violado porque no lo dijeron al tiro porque esperaron casi tres meses. Entonces, de qué estamos hablando”, reclamó.

Publicar un comentario

 
Subir