En libertad condicional se encuentra desde abril pasado Rossana Valdés Caro, de 38 años, quien fue condenada a seis años de prisión por matar a su marido, Claudio Muñoz Ramírez, cuyo cadáver fue cercenado y cocinado en una olla por la imputada, hecho registrado el 5 de abril de 2014,  en la comuna de Molina, y que será recordado como unos de los casos más escalofriantes en la historia policial de nuestro país. Su abogado Juan Pablo Cárdenas precisó que para recuperar su libertad su defendida debió pasar por varios filtros como la Seremía de Justicia, la Corte de Apelaciones y el consejo técnico de Gerdarmería . "Está gozando de un beneficio intracarcelario. Postuló ya que cumplió con los requisitos que señala la ley", apuntó.


Reinserción

El profesional señaló que la mujer estaría tratando de a poco reinsertarse en la sociedad, la cual la criticó bastante cuando se conoció este caso. "Tengo entendido que ella está bien y acompañada de sus hijos, su familia y, obviamente, rehaciendo su vida, el tema laboral y los asuntos personales", acotó. Juan Pablo Cárdenas recordó que la fiscalía solicitó 15 años de cárcel, pero que Rossana Valdés Caro obtuvo una sentencia menor porque habían atenuantes como cooperación en el esclarecimientos de los hechos e irreprochable conducta anterior".



Publicar un comentario

 
Subir