Un giro inesperado ha tomado la investigación de este choque registrado en el kilómetro 179 de la Ruta 5 Sur, sector del cruce de Quilvo de Romeral, en septiembre del año pasado. No hay que olvidar que el accidente dejó una treintena de heridos de diversa consideración, especialmente, escolares del colegio Aquelarre de Teno. La colisión fue protagonizada por un camión tres cuartos (tipo grúa), conducido por el linarense Jorge Castro Castro, de 25 años, y el chofer de una máquina de la empresa Cebra, guiado por Esteban Muñoz Vilches, de 32 años, con domicilio en Chépica.
En contacto con diario La Prensa, el abogado que representa a dos de los pasajeros afectados, Julio Herrera, señaló que se "hizo una reconstitución de escena donde concurrieron las víctimas y habría una segunda parte de la reconstitución donde deberían haber concurrido los choferes, en particular,  el del camión que es de Linares, pero entiendo que no concurrieron al parecer", apuntó.



Dos versiones

El profesional puntualizó que han surgido nuevos antecedentes relacionados con dos hipótesis de cómo ocurrió el accidente de tránsito. "La versión de las víctimas coincide con lo que salió en la prensa que era que el conductor del camión venía zigzageando no se sabe si por un estado etílico, o porque venía viendo el Whatsapp no se sabe y era una persona inexperta en este tipo de manejo de este tipo de camiones de gran tonelaje e inviste por detrás o por un costado del minibús y lo volcó, pero curiosamente la SIAT a partir de otros dos testigos da una versión distinta en el sentido de que habría sido el minibús el que habría virado repentinamente e ingresado a la Ruta 5 Sur", apuntó.
Julio Herrera dijo que ahora la idea es aclarar bien los hechos para determinar los pasos judiciales a seguir. "Se presentó una querella en contra de quienes resulten responsables para establecer primero el delito y en segundo lugar pedir las indemnizaciones correspondientes", acotó.


Publicar un comentario

 
Subir