Se trata de la joven Aylín Fuentes, de 18 años, cuya familia había presentado una denuncia por presunta desgracia en 25 de diciembre pasado. La víctima tenía domicilio en el barrio norte de Talca y su cadáver su encontrado flotando en el río Claro el domingo pasado, llamando su atención porque tenía lesiones en su cabeza y sus manos amarradas.

Autopsia

Si bien todo indica que estamos frente a un homicidio, claves serán las diligencias que se realizarán en el Servicio Médico Legal y que estarán a cargo de la profesional proveniente de Santiago Vivian Bustos. Además, efectivos de la Brigada de Homicidios de la PDI siguen buscando pistas para esclarecer esta extraña muerte.



Publicar un comentario

 
Subir