El hecho se produjo en el penal de Linares el último fin de semana del año, según informó el director regional de Gendarmería del Maule, coronel Pedro Villarroel. En un comunicado, se señaló que el frustrado escape se intentó mientras todos se preparaban para celebrar el año nuevo y siendo las 19:20 hrs. del 28 de diciembre el personal de servicio se percató de que un grupo de internos se encontraban moviendo el ducto de la ventilación.

Gran orificio
Tras la sospecha de que algo irregular ocurría, los funcionarios que se encontraban de turno en la guardia interna concurrieron al lugar para verificar la situación, detectando a un interno-imputado retirando del entretecho elementos prohibidos, específicamente se trataba de teléfonos celulares. El alcaide de la unidad ordenó el desalojo y allanamiento de una celda de cinco reincidentes, donde se detectó la existencia de un orificio de unos 20 a 25 centímetros.

Publicar un comentario

 
Subir