Esta historia se remonta al 22 de febrero pasado. Ese día la sociedad constructora Sayma Limitada solicitó el arresto del alcalde de la comuna, Claudio Pucher, si es que la autoridad no cumplía un fallo judicial que ordena el pago de 61 millones 409 mil pesos que adeuda le municipio, la cual se contrajo en el período del alcalde Samuel Baeza hace más de una década. Cuando se planteó el decreto alcaldicio para pagar el dinero, cuatro concejales de la comuna votaron en contra, cayendo en desacato y lo que podría significar un pedido de remoción de sus cargos. Se trata de los ediles Claudio González (PS), Fernando Sepúlveda (PPD), Hugo Moreno (UDI) y Nelson Maldonado (RN).

Se pagará

El alcalde de Hualañé salió al paso de la información, precisando que el decreto se encuentra tramitado hace dos semanas y que se presentará al tribunal de Licantén para que “se cumpla a cabalidad toda la sentencia de los tribunales de justicia”. Agregó que dichas deudas y compromisos no fueron contraídos en su periodo, sino que son de 2008. Además, Pucher indicó que lo demandado por la empresa Sayma correspondía a más de 210 millones de pesos, pero el municipio bajó considerablemente ese monto resguardando las arcas municipales. Lo que sí reconoció el alcalde es que los cuatro concejales se negaron a respetar el dictamen cayendo un desacato, lo que significa un abandono de deberes y una probable solicitud de remoción ante el Tricel Regional.




Publicar un comentario

 
Subir