El hecho afectó a una sucursal del Banco Scotiabank ubicada a la altura de 398 de avenida España, en la comuna de Curicó. Al lugar llegó personal de Carabineros que verificó la existencia de un skimmer adosado a la mampara de vidrio consistente en dos piezas: un lector de tarjetas y una cámara, la cual funcionaba con tres baterías.

Conexión

El equipo descubierto por la policía uniformada funcionaba a través del sistema de Bluetooth. Carabineros reiteró el llamado a la comunidad a denunciar la presencia de cualquier elemento extraño en una entidad bancaria, especialmente en cajeros automáticos, para evitar que desconocidos retiren dinero de la cuentas de los clientes.


Publicar un comentario

 
Subir