La iniciativa es impulsada por la Fundación Huella Local y busca obtener dinero para la recuperación del edificio de la escuela pública de Iloca, el cual fue devastado por el terremoto y tsunami del 27 de febrero de 2010, en la comuna de Licantén. La idea es hacer en el lugar un centro conmemorativo y comunitario para la comunidad de la costa curicana.

Educar

El director ejecutivo de la fundación, Gonzalo Vial, señaló que Iloca fue una de las zonas más afectadas por el movimiento telúrico, pero no hay nada que lo recuerde para sacar lecciones.
"La mejor forma de prevenir las catástrofes en cuanto a organización se refiere es educar a la población a través de la memoria, buscando espacios de encuentros para recordar y evitar errores".




Publicar un comentario

 
Subir