El procedimiento se registró en la intersección de calle Peña con avenida Camilo Henríquez, en pleno centro de la ciudad. El subcomisario de Carabineros de Santa Fe, teniente Eduardo Oyarce, señaló que acudieron efectivos de esa unidad porque recibieron una denuncia de que estaban vendiendo carne en un vehículo que estaba estacionado. “En el lugar se encontraba una camioneta blanca, la cual al ser fiscalizada mantenía en su interior productos marinos. Al solicitar la documentación al conductor, no portaba ninguna autorización de la Seremi de Salud o alguna guía o factura que indicara el origen de los productos”, apuntó.


Decomiso

Tomando en cuenta la irregularidad, la autoridad de Carabineros afirmó que se procedió a la incautación de la mercadería. “Había en el lugar 104 kilos de  navajuelas envasadas, 240 kilos de navajuelas a granel, un ejemplar de salmón atlántico de seis coma cinco kilos, cinco  unidades de pejegallos de nueve kilos y 250 kilos de jaibas a granel”, indicó. Como corresponde en estos casos, los funcionarios de la policía uniformada de Santa Fe comunicaron del hecho al Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, Sernapesca, para que se comprobara que se estaba infringiendo la Ley de Pesca. Además, se denunció la situación al Juzgado de Policía Local por infracción al Código Sanitario.




Publicar un comentario

 
Subir