De homicidio calificado frustrado está acusado un hombre, de 31 años, quien el 25 de noviembre del año pasado prendió fuego con un encendedor a la cama de un compañero de labores, quien estuvo a punto de morir quemado. De hecho, resultó con más de un 30 por ciento de su cuerpo dañado por las llamas. El ataque se produjo en un container al interior del fundo San Luis, ubicado a la altura del kilómetro 29 de la ruta J-65, en la localidad de Potrero Grande.


Alevosía

Esta mañana, en el Tribunal Oral en lo Penal de Curicó, se inició el juicio contra el imputado, quien arriesga una condena de 12 años. La fiscal Leticia Flores señaló que el ataque se produjo después de que los protagonistas de esta historia tomaran una gran cantidad de alcohol. La persecutora indicó que, a su juicio,  el acusado actuó con alevosía, esto es, sobre seguro. “La Fiscalía estima que el acusado se aprovechó de las circunstancias  que la víctima se encontraba durmiendo y  bajo los efectos del alcohol. Prende fuego a la cama con el objeto de asegurar su cometido”, acotó. 



Versión de acusado

El imputado rechazó la posibilidad de guardar silencio y entregó su versión de los hechos. “Mi intención nunca fue matarlo. Nunca pensé que iba a pasar a mayores, mi intención era solo asustarlo”, puntualizó. Se espera que este juicio se extienda tres días, por lo cual se espera que el veredicto sea dado a conocer este jueves.








Publicar un comentario

 
Subir