Se trata del cabo segundo Juan Reyes Araneda, quien abandonó caminando esta mañana el Tribunal de Garantía de Curicó luego de que el Ministerio Público solicitara dejar sin efecto la investigación en su contra por el homicidio de José Miguel Uribe Antipani, de 25 años, quien murió de un balazo en la carretera, el 21 de octubre pasado. Se determinó que el mortal disparo lo hizo un civil y no el uniformado, quien estuvo alrededor de 50 días en prisión preventiva.

Nuevo cargo

Sin embargo, el militar fue reformalizado por el delito de "disparo injustificado de arma de guerra". La Fiscalía estima que no debió hacer uso de un fusil con una bala real, pues la zona no estaba en estado de excepción. Esa tesis fue rebatida por la defensa del soldado, la cual argumentó que se actuó porque había un peligro inminente de la integridad física del militar y sus compañeros, quienes fueron atacados con piedras y palos en medio del estallido social.


Publicar un comentario

 
Subir