Estresado está un grupo de habitantes de la Villa Galilea de Curicó debido a que a metros de sus viviendas se están levantando bloques de edificios correspondientes al proyecto inmobiliario “Condominio Portal Tutuquén” de la empresa Noval.En un oficio enviado a la Municipalidad, los vecinos reclaman que las labores con maquinaria pesada han debilitado los cierres perimetrales, provocados destrozos en los pisos de cerámica, el fuerte ruido no los deja hacer una vida normal y todo eso en, presuntos, trabajos fuera de los horarios permitidos.


Covid-19

Además, muchos padres se quejan de que con la contingencia actual del país, los ruidos molestos no los dejan concentrarse en sus labores de teletrabajo y menos para ayudar a hacer las tereas de sus hijos que los establecimientos educacionales mandan todas las semanas debido a la suspensión de clases por el tema del Coronavirus.


Testimonios

La vecina María Nuñez mandó un video donde se pueden escuchar claramente los ruidos originados por taladros,  martillos y maquinaria pesada, los cuales perjudica su calidad de vida. “Estos edificios se están construyendo desde agosto y siempre ha habido este ruido incesante e insoportable, además tenemos una lluvia permanente de tierra y polvo. Hay una malla sombra que no sirve para nada”, dijo. En tanto, Lander Burotto denunció que algunos cierres perimetrales se han visto afectado por los trabajos del condominio. “Afecta a los muro acá con el movimiento de maquinaria y de materiales. Toda esta estructura se está debilitando. Con las manos uno puede mover los cierres perimetrales de lo suelto que están”, apuntó.




Publicar un comentario

 
Subir