En su constante trabajo por vincularse con los problemas de los territorios, la autoridad regional visitó la villa Marista, junto al concejal Francisco Sanz y funcionarios municipales del departamento de Tránsito, para atender una necesidad muy sentida por la comunidad, la cual fue expuesta por vecinos del sector, a través de su secretario Francisco Díaz De Solís.

Pablo Chávez señaló que hay “vehículos que transitan a una gran velocidad durante todo el día y hasta altas horas de la madrugada por este barrio residencial. Eso es lo que viven diariamente los vecinos”, indicó. Agregó que “ellos solicitan que existan señaléticas y lomos de toro que impidan que los automóviles transiten de forma imprudente por fuera de sus viviendas”. El consejero regional puntualizó que ese problema se arrastra hace mucho tiempo y que la gente sigue esperando una solución. “Los vecinos de la villa Marista se encuentran afectados por una problemática con la que han lidiado hace años. Sienten que la seguridad de sus adultos mayores y niños está siendo vulnerada y hasta ahora no se ha hecho nada para cambiar esa situación”, dijo.

Faltan ajustes

En tanto, el concejal Francisco Sanz sostuvo que “Curicó crece a pasos agigantados, pero como todo desarrollo, muchas veces requiere de ajustes. A partir de ahora existe un compromiso serio con revisar la direccionalidad de las calles Hermano Luis Ibáñez y Pedro García y sus medidas de seguridad”, aseguró.

Los funcionarios municipales de Tránsito tomaron nota del problema y precisaron que se reúnen las condiciones para hacer cambios, pero que hay que buscar la forma de financiamiento para llevarlos adelante.



Publicar un comentario

 
Subir