Molestia existe entre los habitantes de la villa Primavera de Los Niches que llevan años esperando que se concrete un proyecto de pavimentación participativa, lo que no se  ha podido realizar debido a un problema con los canalistas que no los autorizan a vaciar las aguas lluvia al canal de regadío del sector. Esa inquietud fue planteada al concejal Francisco Sanz, quien se comprometió a buscar una solución. “Lo que se necesita es la autorización para que las aguas lluvias sean evacuadas hacia el canal del sector, las que hoy caen de forma natural. Por lo tanto, esto es una regularización de un hecho que ocurre todos los inviernos”, precisó, 

La autoridad comunal puntualizó que es escaso el caudal que se trasladaría. “ Los cálculos son que en un día extremadamente lluvioso a lo más se ocuparía tan solo el 0,5 % del caudal, algo extremadamente menor que no afecta en nada a un canal que en invierno viene seco", dijo. Sin perjuicio de ello, los canalistas se negaron, a lo que Sanz agregó “ hemos perseguido por más de un año a su presidenta para que apoye a estos vecinos, y sin explicación técnica siempre se ha negado. Les solicitamos que ocuparan un mecanismo  de enviar el proyecto a la DGA para que ellos de manera técnica ratificaran los datos y les dieran a ellos y a los vecinos la tranquilidad de un informe imparcial, sin embargo, a ello también se negaron. Hoy sentimos que niegan la sal y el agua”.


Situación insólita

Por último, Francisco Sanz recalcó que hay un doble estándar. “ En 2008 la directiva del canal invierto 120 millones en reparaciones, de ellos 75 millones se los entregó el Estado y ahora que el Estado pide una mínima cooperación para ayudar a pavimentar una villa, ellos se niegan, insólito“, apuntó. También recalcó que este es un hecho absolutamente fuera de la norma. “ Este programa lleva 20 años y en Curicó siempre los canalistas han apoyado estos proyectos, decenas de poblaciones se han pavimentado y siempre los canalista de manera empática y con sentido de comunidad han apoyado, sin mayores trámites, esta seria la primera vez que algún canal se negaría al desarrollo de la comunidad”

Pese a ello, existe una solución alternativa, la que es encausar las aguas lluvias desde la villa y entubarla por más de 300 metros pasando por otros previos privados hasta llegar al río Lontué.  Si bien es una solución, se complica y se atrasa el proyecto. Ante ellos el edil sostuvo que es insólito tener que gastar más plata para enviar estas aguas al río Lontué, siendo que la solución se encuentra en el canal, No entendemos tan poca empatía de esta gente. Esta solución es como querer viajar de Curicó a Talca, pero en vez de hacerlo por la carretera, se hace por la costa pasando por Constitución para luego llegar a Talca, francamente ridículo y una bofetada a la comunidad”.


La voz de los vecinos

En tanto, la dirigenta María Cristina manifestó su desconcierto por la actitud de los canalistas de sector que ha entrampado el proyecto de pavimentación participativa. “Hace dos años que estamos tratando de solucionar este problema, pero no hemos logrado la autorización de estas personas. “Somos 96 familias que llevamos muchos años esperando una respuesta de parte de los canalistas “, indicó. La misma opinión entregó Zulema Donoso, quien manifestó que no pueden seguir esperando más tiempo que se haga realidad la pavimentación de las calles y vivir rodeados de tierra.


Publicar un comentario

 
Subir