Marta Peñaloza Olave y Gladys Montecinos Hermosilla han demostrado un enorme valor, cariño y vocación de servicio, tras responder al llamado del Hospital de Curicó para reintegrarse a acompañar al personal de salud, quienes a pesar del cansancio acumulado, han aplaudido el gesto de las enfermeras, quienes han impregnado de una mística de solidaridad y esperanza al ajetreado ambiente hospitalario.

Atenta al llamado

“La verdad estaba esperando que me llamaran, en el fondo tenía ganas de venir a apoyar a estos equipos que están extenuados. Acá es donde se está dando la pelea final y yo dispuesta con todo el corazón para venir a colaborar”, aseguró Manta Peñaloza, quien trabajó 33 años en la UCI, asumiendo en su último periodo la subdirectora de gestión del cuidado.

Un aporte

En tanto, Gladys Montecinos trabajó 41 años en el hospital, siendo jefa de urgencias y también subdirectora del área. “El llamado fue bien sorpresivo, en principio no podía por problemas familiares relacionados con el Covid, no sabía si venir, pero me siguió dando vueltas porque pensaba que a lo mejor me necesitaban”.



Publicar un comentario

 
Subir