Hace ocho meses que la Fiscalía de Talca y la PDI estaban tras los pasos de una banda de 10 personas, entre ellas dos mujeres, dedicadas al millonario contrabando  de cigarrillos importados cuyo origen es Uruguay y diversos países asiáticos que operaba desde el 2017 con ribetes internacionales.

Burlaban controles

Los detenidos usaban diferentes pasos habilitados y no habilitados de nuestro país y utilizando camiones de carga de alto tonelaje lograban evadir los controles de fiscalización de frontera, permitiendo con ellos la internación a Chile de considerables cargamentos de “mercancías” ilícitas.

A la justicia

Todos los imputados fueron formalizados ante el Tribunal de Garantía de Talca por los delitos de contrabando aduanero,  lavado de dinero y asociación ilícita.



Publicar un comentario

 
Subir