Efectivos de retén fronterizo El Radal desarrollaron masivas fiscalizaciones durante el fin de semana largo en el ingreso al Parque Nacional 7 Tazas para evitar accidentes de tránsito e incumplimientos a las restricciones dispuestas por la autoridad sanitaria.

A raíz del incremento de turistas en el sector precordillerano molinense, los funcionarios planificaron servicios preventivos, donde entregaron recomendaciones a los conductores y pasajeros debido a lo complejo del camino debido a las condiciones climáticas. Además, corroboraron que las personas que ingresaran al lugar cumplieran con los debidos permisos de desplazamiento.

El subcomisario de la Cuarta Comisaría de Molina, teniente Daniel de la Fuente, señaló que“ estos servicios fueron planificados con anterioridad con el fin de orientar y educar a los conductores, entregarles consejos de autocuidado y de conservación del sector, ya que en oportunidades se han detectado a personas encendiendo fogatas, arrojando basura, entre otros; y hoy que estamos enfrentando una pandemia, debemos insistir en los cuidados preventivos, evitando el contagio y propagación del Covid-19”.

Precaución

La autoridad policial agregó que “antes de ingresar al Parque Nacional Siete Tazas, los turistas deben entender que es una de las áreas protegidas más conocidas en Chile y uno de sus mayores atractivos es el cauce del río Claro, el que no deja de tener riesgo si no mantenemos una actitud responsable”.

Carabineros del Retén diariamente realizan servicio de rol comunitario, visita y conoce las realidades de los vecinos, quienes en ocasiones se ven afectados por las difíciles condiciones climáticas del sector, donde muchos de ellos son adultos mayores y las necesidades de acercamiento al sector urbano resultan imperiosas frente afecciones médicas.



Publicar un comentario

 
Subir