Por segundo año consecutivo, funcionarios del Modelo de Integración Carabineros Comunidad (MICC) de la Primera Comisaría  recorren diariamente los distintos puntos de la comuna, entregando colaciones y kits de higiene personal  a vecinos y vecinas que viven, por distintas circunstancias, en situación de calle.

Desde el 12 de abril del presente año a la fecha, se han entregado 2.850 colaciones a personas vulnerables que pernoctan en lugares eriazos, potreros, bajo puentes, instalaciones provisorias, vagones, entre otras; con el propósito de ayudarlos a sobrellevar las dificultades climáticas y evitar posibles contagios y propagación del Covid-19.

El jefe de la oficina MICC de Curicó, suboficial mayor Carlos Guzmán, manifestó orgulloso del trabajo que realiza junto a su equipo. “Por segundo año tenemos esta hermosa oportunidad de llevar alimento a distintas personas, todas con una historia diferente de cómo llegaron a donde están, pero todas agradecidas de lo que hacemos por ellas. Hoy, cuando ya somos reconocidos, las personas nos hacen parar en cualquier parte, saben que llevamos una colación y que si les podemos aportar con más también lo hacemos” enfatizó.

Cadena de favores

La autoridad policial agregó que “muchas familias que saben de nuestro trabajo, nos piden datos de cómo ellos pueden ayudar, donde pueden llevar sus aportes, muchas veces los acompañamos, pero también sabemos de casos que durante esta pandemia llevan ayuda de forma anónima y eso nos motiva aún más a seguir trabajando, a seguir ayudando a quienes más lo necesitan, estamos con ellos y lo seguiremos estando”.

Los funcionarios MICC circulan diariamente en un vehículo policial, que muchos informalmente llaman “panaderas”, el que ya es reconocido por la comunidad, la cual sabe de su trabajo y de la cantidad de personas que los esperan para iniciar el día.



Publicar un comentario

 
Subir