De manera presencial, se inició el juicio oral en contra de cinco personas acusadas  de matar a un hombre el  24 de abril del año 2020, en un pasaje de la Villa Primavera de la localidad de Lontué.

La víctima, Marco Jonathan González Altamirano, de 36 años, fue agredido al salir en defensa de su cuñado, quien había discutido con los agresores.

Además de recibir golpes de pies y puños,  fue golpeado en el suelo con  fierros y un bate, quedando grave y siendo trasladado al Hospital de Curicó, donde dejó de existir el 13 de mayo del año pasado.

Tras el primer día de alegatos en el Tribunal Oral en lo Penal, el abogado querellante Víctor Bahamóndez, señaló que estamos en frente de un brutal crimen, por lo que los acusados arriesgan una alta condena. “La Fiscalía ha solicitado la pena de 12 años para todos los imputados y como parte querellante estamos pidiendo 20 años”, dijo.

El profesional apuntó que el juicio se extendería alrededor de siete días, donde se aportarán importantes pruebas y una gran cantidad de testigos de los hechos, todo en forma remota.

Pedidos de justicia

Familiares y amigos de la víctima llegaron hasta los tribunales de avenida Camilo Henríquez de Curicó, donde exigieron justicia. Las personas se mantuvieron en las afueras del recinto y colgaron un lienzo en memoria de su ser querido.

Debora Ganga, hermana de la víctima,  señaló que esperan una condena ejemplificadora. “Como familia esperamos que se haga justicia. Que no haya rebaja para ninguno porque fue una pandilla que dejó en muy malas condiciones a mi hermano, con su rostro desfigurado”, acotó. En ese sentido, cree que 20 años sería una pena mínima acorde con el daño causado.



Publicar un comentario

 
Subir