Un nuevo hecho de violencia se registró este fin de semana en el sector surponiente de Curicó.
El sábado en la tarde noche se produjo una balacera al interior de la población Prosperidad. En medio de tiroteo, cayó herido un menor de 14 años, quien intentaba ingresar a su casa. Se trata de Johan Cabrera Aliste, cuya participación en los hechos aún es confusa. No se sabe con exactitud si participaba o no en la balacera, lo único claro es que recibió el impacto de escopeta por la espalda.

Gravedad de la herida

Tomando en cuenta la gravedad de su lesión, el adolescente fue llevado por un grupo de amigos al hospital, pero fue derivado a Talca, donde dejó de existir, pues tenía una herida grave de uno de sus pulmones que le impedía respirar con normalidad. Según la policía, el autor del disparo está casi identificado y su detención sería inminente.

 "Balas todos los días"

Los vecinos del sector Aguas Negras señalaron que los hechos de violencia son pan de cada día. Una mujer que solo se identificó como Laura dijo a www.curicosincensura.com que "acá se han hecho los locos con las balaceras. Ahora, que murió un cabro chico van a aparecer todas las autoridades diciendo que están preocupados, pero a la semana nos dejarán botados otra vez", dijo.
La versión de esa dueña de casa se repite en casi todos los pobladores, los que aseguran que las pandillas siguen actuando en completa libertad y lo peor es que, según ellos, carabineros y la PDI saben quiénes son, pero no los detienen.

Bandas conocidas

Los protagonistas de la violencia en el sector de Aguas Negras son integrantes de dos grupos denominados "Los Dementes" y "Los Sayayines", que antes de la balacera se habían enfrentado con armas blancas. En ese previa, un joven ya había quedado herido de consideración. Por lo tanto, el tiroteo se enmarca en un ajuste de cuentas.





Publicar un comentario

 
Subir