Nuevamente, el hospital de Curicó está en la polémica. Esta vez, el recinto asistencial se comprometió a investigar la muerte de Aylín Saavedra Leiva, de 19 años, con domicilio en Sagrada Familia. La joven ingresó al recinto el sábado pasado por presentar un intenso dolor de cabeza, fiebre y decaimiento general. Se le practicaron algunos exámenes y fue derivada a su hogar. Le aconsejaron reposo y que se tomara unos antibióticos para tratar una supuesta otitis.

Mal diagnóstico

No obstante, la familia de la joven volvió al hospital, pues su estado empeoraba cada vez más. Tras hacerse otros exámenes, se comprobó que padecía meningitis bacteriana no contagiosa, la cual le provocó la muerte ayer en la mañana.

Publicar un comentario

 
Subir