Una particular manera de protestar tuvo el alcalde de Río Claro, Américo Guajardo. La autoridad llegó hasta la entrada de las oficinas de la Seremi de Obras Públicas para manifestar su disconformidad con la gestión que ha tenido esa repartición con su comuna. Se quejó del mal estado de los caminos rurales y las constantes exigencias de los vecinos terminaron por colmar la paciencia del alcalde, quien evitó el ingreso de los funcionarios al nuevo edificio del ministerio e, incluso, al propio seremi de la cartera, exigiendo soluciones a los problemas que enfrentan a diario por la falta de conservación de las vías.
"Seremos más feos"
La máxima autoridad de Río Claro indicó que “me entero que el sector de Las Chispas no se va a asfaltar, los motivos no los sé.  No sé porque el director regional (Vialidad) ha tomado esas medidas. Por qué ha favorecido a otras comunas, cuáles son las razones; no sé si en la comuna seremos más feos, seremos más pobres, no lo sé. O será porque represento a un partido del Gobierno que asumirá a contar de marzo?", alegó. 
Respuesta
Sobre los reclamos, el seremi de Obras Públicas, José Arancibia, dijo que “como ministerio seguimos trabajando y no se desconoce de que nosotros tenemos un problema con los contratos de conservación global. Tenemos cinco contratos judicializados que en estos minutos no han podido ser salvados tanto por la parte judicial como por la Contraloría”, apuntó.


Publicar un comentario

 
Subir