Por culpa de la empresa constructora encargada de instalar los semáforos, el municipio de Curicó se vio obligado a postergar, a lo menos una semana, el decreto que prohibirá estacionarse en calle Argomedo, en el tramo que va desde Ohiggins hasta la Alameda Manso de Velasco, medida que busca darle fluidez al tránsito tras la construcción del paso bajo nivel que  conecta con la arteria.


Suma y sigue

Según estimaciones oficiales, la prohibición podría regir desde la próxima semana. Hay que destacar que la misma iniciativa se aplicará en calle Villota, pues es la otra arteria que tiene vínculo directo con el paso bajo nivel. De tal manera, que decenas de automovilistas tendrán que buscar alternativas para estacionarse, sobre todo en época escolar.


Publicar un comentario

 
Subir