Datos escabrosos han salido a la luz en las últimas horas relacionados con este caso. Ayer, ingresó al tribunal de Garantía de Licantén una querella criminal en contra de dos familiares maternos de la pequeña de 11 años, quien habría sido secuestrada por José Navarro, formalizado por los delitos de sustración de menores y lesiones menos graves.  El abogado que presentó el escrito es Víctor Bahamondez, quien representa al padre de la niña que "pelea" su custodia. "De acuerdo a lo que se ha recabado, hay antecedentes para presentar una acción legal por abuso sexual, en donde se establece una responsabilidad de familiares directos de la menor, por la línea materna, y conocidos tanto por la madre y personas ajenas a la familia, los que no han sido denunciados", precisó. El profesional señaló que serían abusos sexuales reiterados cometidos entre el 2013 y 2014.



Nueva audiencia

En tanto, el ministerio Público presentará nuevos cargos contra el imputado en esta causa, quien se encuentra en prisión preventiva en la cárcel de Rancagua.  El viernes 18 de mayo, a las 11:50 horas, la fiscalía formalizara al acusado del delito de abuso sexual, cuyo sustento serían peritajes realizados por el Servicio Médico Legal y la Policia de Investigaciones. Según fuentes judiciales consultadas por La Prensa, la ropa de la menor habría tenido manchas de semen. Hasta el momento, el ministerio Público ha mantenido silencio en torno a estos nuevos movimientos judiciales que han marcado a este caso que fue seguido por todo el país el verano recién pasado.

Publicar un comentario

 
Subir