A través de ocho carrillas, José Manuel Navarro Labbé, hace sus descargos desde la cárcel de Rancagua, donde cumple prisión preventiva tras ser formalizado por sustracción de menores (de niña de 11 años) y lesiones menos graves (contra abuelo de la menor).
www.curicosincensura.com tuvo acceso a las cartas que escribió de puño y letra el imputado, quien será nuevamente formalizado el viernes 18 de este mes por el, presunto, delito de abuso sexual en contra de la niña que mantuvo bajo su custodia el verano pasado en los cerros de Licantén.
Se extraen párrafos textuales, donde ni siquiera se modificaron los errores ortográficos.
www.curicosincensura.com da a conocer este material sin hacer ningún tipo de opinión, sino que dando información de uno de los protagonistas en este caso que se ha mantenido en estricto secreto



Dardos contra el abuelo

En la primera carrilla, Navarro Labbé narra la noche en que huyó con la niña, aclarando que no la secuestró, sino que la protegió de su abuelo, el otro protagonista en el origen de este enigmático caso.
"No es que yo me haya querido llevar a la menor, muy a lo contrario, ella misma es quien me solicita mi protección, ya que el abuelo la quería matar con una pala a lo cual yo le pego con un chuzo entre el cerebro y el cuello callendo este aturdido en tierra suelta".



¿Tráfico de drogas?

El denominado "Brujo de Licantén" dijo que detrás de este hecho hay un delito que iba a ser dado a conocer. " La  niña lo amenazó con denunciarlo (al abuelo) de que el vendía droga es decir hablamos de tráfico. El agujero o hoyo era para mi. Quien realiza la sustracción del hogar a la menor es don Rafael. A lo cual me percato de un polvo blanco que esta traia en sus narices. Cosa que yo pensé era azucar flor pero cuando paso mi dedo y me lo llevo a la boca la lengua se me adormecio era cocaína base", apunta.


No hubo abuso

El imputado sostiene que tras una semana de cautivero decide entregarse. Cuando llega a la casa de sus padres, una familiar le pregunta a la niña si fue abusada o no "Después entra la Olga y se quiebra llorando  y le pregunta si yo la avia tocado o abusado y esta responde que no. Le dice el me esta cuidando porque mi abuelo me iba a matar", Navarro relata que luego le pidió a su hermana que llamara a alguien de confianza para entregarse y aparecieron los funcionarios de la PDI.


Que se destape todo

José Navarro Labbé pide que se investiguen varias irregularidades a las que, supuestamente, estaba expuesta la niña. "Tampoco se ha investigado el tema del tráfico, la exposición  de una de sus tías que le mostraba videos porno, exposición a la venta de drogras, el sometimiento de la menor al consumo de cocaína base y los constantes golpes de don Rafael y su señora Norma".


Publicar un comentario

 
Subir