Con una Nueva Mayoría cayéndose a pedazos, el oficialismo debería trabajar más que tranquilo para proyectar un nuevo gobierno. Sin embargo, la "colocación se familiares" en importantes cargos le está pasando la cuenta (con sueldos millonarios más encima). Este análisis no es antojadizo, sino que los hechos lo respaldan.

Primer autogol

Si no es por un medio de comunicación, Pablo Piñera (hermano del Presidente) estaría tranquilamente sentado como embajador de nuestro país en Argentina. No solo se le criticó su parentesco con el Jefe de Estado, sino que los, supuestos, vínculos comerciales que tendría su familia con empresarios del otro lado de la cordillera. Feo por donde se le mire.


Otro golazo

En medio del clima denso, apareció la renuncia del hijo del ministro del Interior, Andrés Chadwick, como productor general del departamento de producción presidencial. Se trata de Andrés Chadwick Costa, quien en una carta enviada al Presidente señaló: "La política no debiera tratarse nunca de personas, sino de las ideas". Gran frase para un mundo ideal, muy lejano a lo que es nuestra política.



Más casos

No se descarta que otros familiares de autoridades oficialistas den un paso al costado, pues son varios los "apitutados". Acá los aludidos han dicho que tienen grandes capacidades profesionales....Bueno, si no son competentes les deben sobrar ofertas en el mundo privado o no?

Juan Sebastián Cofré
Periodista
Licenciado en Comunicación Social
Director www.curicosincensura.com


Publicar un comentario

 
Subir