Una veintena de ciudadanos haitianos participa activamente en el gimnasio Energía, ubicado a metro del paso bajo nivel d avenida Freire, en la comuna de Curicó. Llegaron ahí tras ser "rechazados" en otros recintos. Para el técnico deportivo y preparador personal,  Patricio Flores, la idea es atender a todas las personas, independiente de su edad, condición física o económica. En ese sentido, ponen música del gusto de los hermanos haitianos para que se sientan aún más cómodos.
"Son entre 20 y 25 personas, varones y damas, quienes se ambientan con su música. La idea es darle un buen ambiente, tratarlos bien y ni discriminarlos", indicó.


Para todos

Patricio Flores sostuvo que, al parecer, los ciudadanos haitianos tuvieron malas experiencias en otros gimnasios de la ciudad. "Probablemente, puede ser así por el tema de que a algunas personas no les gusta su color o les molesta hasta el olor. Acá no nos hacemos problemas porque es un lugar para todos", dijo. Hablamos con una joven de esa nacionalidad, quien se mostró muy contenta en Curicó. "Estuve en Santiago, pero me gusta más acá porque es tranquilo", indicó.




Publicar un comentario

 
Subir