De acuerdo con la información proporcionada en las últimas horas por  el Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile, Sernageomín,  las cámaras de monitoreo registraron un aumento sostenido y continuo en la emisión de material particulado con una columna de dos mil metros aproximadamente que se dispersó en dirección este. Se destaca que este episodio estuvo asociado con la aparición de eventos discretos de muy baja frecuencia, con un desplazamiento reducido máximo de 8,3 cm2(valores considerados bajos).  Ese tipo de sismicidad posiblemente se relaciona con la inyección de parcelas de magma desde una mayor profundidad, lo cual implica un cambio en la dinámica interna del complejo volcánico. Dada la baja energía de estos eventos, el sistema generador de la señal no se vio afectado, por lo cual la señal no presenta variaciones significativas permaneciendo con desplazamientos reducidos que no superan los 2 centímetros. 

Nuevos episodios

El incremento de la emisión de cenizas en estas condiciones sísmicas, sugiere un sistema abierto en la parte superficial del volcán. Dentro de este contexto, se resalta que podrían ocurrir nuevos episodios eruptivos menores, como el registrado e incluso de mayor energía, pero aún solo afectando a la zona cercana a los cráteres activos, tal como se ha descrito en los reportes de actividad emitidos con anterioridad. En consideración a lo expuesto, se mantiene una especial atención en la actividad del complejo volcánico. El Complejo Volcánico Planchón Peteroa mantiene su nivel de alerta técnica en nivel amarillo, que comprende variaciones en los niveles de parámetros derivados de la vigilancia que indican que el volcán está por encima de su umbral base y que el proceso es inestable, pudiendo evolucionar aun aumentando o disminuyendo esos niveles, por ende una erupción probable, se podría desarrollar en un periodo de semanas o meses. Considerando estos antecedentes técnicos, la Intendencia de la Región del Maule, en coordinación con la Dirección Regional de ONEMI ,mantiene la alerta amarilla para las comunas de Molina, Curicó, Romeral y Teno, por la actividad sísmica vigente desde el 6 de julio de 2018. Con lo anterior, el sistema de protección civil recomienda mantener una zona de seguridad de tres kilómetros alrededor de la zona de cráteres activos.




Publicar un comentario

 
Subir