Uno de los acusados es un estudiante de derecho curicano, de 18 años, quien mantenía y comercializaba pornografìa infantil en varios países del mundo, incluído Chile. Este imputado realizaba estas transacciones desde hace cuatro años a través de plataformas en internet. Tras ser formalizado quedó con prisión domiciliaría, pues arriesga una pena de tres y cinco, la cual cumpliría en la calle debido a que ha cooperado con la investigación y tiene conducta irreprochable.


Despechado

En tanto, en las próximas horas será formalizado un panadero, de 22 años, por el delito de producción de material pornográfico infantil, donde se estableció que mantenía videos e imágenes de la víctima de 17 años. El hombre dijo que actuó por despecho.



Publicar un comentario

 
Subir